TopOfBlogs

martes, septiembre 15, 2009

Noa contra los pies saltarines.

Son de esas cosas que se ponen de moda sin saber muy bien por qué, y que mejor que no lo hubieran hecho nunca, porque son de un garrulismo ibérico. El personal, coge una cámara de esas digitales y se hace una foto de un corro de pies, con los de los colegas o te planta en los morros una imagen de alguien en pleno vuelo (del salto). Y a ti te entran ganas de presentarle a la de los ojos negros, claro.

Pues hay estupideces peores que también se ponen de moda (al fin y al cabo, lo de las fotos es algo inocente que con un grupo de facebook contrario ya está la cosa despachada). Ahora se ha puesto de moda cagarse en la madre que parió de todos y cada uno de los habitantes de Israel que pisen el suelo del Estado Español. Empezó la fiesta por Euskal Herria, donde la inteligencia abertzale decidió que los conflictos vasco y palestino son como dos gotas de agua, vamos, siameses, y que la culpa de todo ya no la tiene Yoko Ono, sino Noa, una cantante israelí a la que según parece si no le amargas el concierto (a ella y a los que han pagado la entrada, claro) eres un facha hijoputa malomalísimo.

Y como aquí otra cosa no, pero copiar lo malo nos gusta con delirio, pues ya la hemos liado. Ya está también esa estupidez fascista extendiéndose pirineos para abajo, y ya ha hecho su aparición estelar en la Diada de Cataluña. El caso es que el cumbayismo PSCERCICVero invitó a un viaje de gente del mediterráneo para demostrar lo aldea global que son los Paisos y allí andaban mis primos los salvadores de Palestina, Cataluña, y lo que hiciera falta demostrando lo imbéciles que puede llegar a ser el ser humano y como se puede dañar a una causa justa dando bien por culo a alguien que no tiene culpa de nada.

Otra vez el nacionalismo, el fascismo y el autoritarismo disfrazado de izquierda y el resto, para no ser llamados fachas, comulgando con ruedas de molino y el culo hecho pepsicola. No sé cómo será Noa. Ni su música. Pero no se merece una legión de gruppies cretinos.

martes, septiembre 01, 2009

Wellcome to the jungle.

Lo peor del verano no es que se acabe sin acabarse, a principios de septiembre. Lo peor es que trae ya encima el nuevo año, el real, no el que empieza en enero. Lo peor del verano es la realidad escondida tras la puerta, esperando a darnos una hostia como bienvenida. Lo peor es que todos vuelven. Que todo vuelve.

También la histeria, y el miedo, y el control solidario a ellos. La gripe devorando portadas, entre escuchas legales ilegales, denunciables o no, impuestos a los ricos (de los pobres) y putas trabajando en Barcelona. Y la crisis, claro, la crisis. La frase mantra: somos los hijos que vivirán peor que sus padres. Om.

Good bye, bienestar. Hola, jungla. Se acabó el futuro de coches voladores y colorines de Marty McFly, vuelve el miedo a un planeta Soylent. La certidumbre de que no hay para todos, los colmillos exhibiéndose en las bocas: "se ejercita en la bestia y empuña la cuchara /
dispuesto a que ninguno se le acerque a la mesa". La competencia entre los de abajo, por las migajas.

Allí está Charlton Heston, con un tiro en la pierna y negándose a la baja, que en dos días está despedido y hay mucho parado "deseoso de su puesto de trabajo"

¿Cómo la titularon en España? Ah, sí, "Cuando el destino nos alcance". Tardando están en echarla por sus teles para que nos agarre el miedo y besemos las manos de Díaz Ferrán.