TopOfBlogs

viernes, mayo 04, 2007

Bourbon Tales!

Aprovechando el insigne nacimiento de otra miembro de clan que señorea nuestro cortijo , me traigo dos mensajillos del mondofriki:

Mi teoría sobre el marichalazo:
Todos recordamos que nuestra poco agraciada Elena tuvo un hijo con el Marichalar, y que cuando los periodistas preguntaron al papi dijo que el niño había salido a la madre, el pobre. Bien, a partir de ahí empezó todo. La Casa Real habría esperado a que el tiempo ayudara a que nos olvidáramos de la frasecita para poder vengarse del Marichalar a gusto. Así que un buen día cuando el Duque estaba desayunando, Elenita aprovechó para echarle a su macho en el colacao una dosis extralarga de esa maravillosa dronga que se fabrica sólo y exclusivamente para reyes, jefes de estado y Aída de GH. El resto todos lo sabemos: Marichalar no lo soportó y su nivel intelectual cayó más bajo incluso que el de su mujercilla.
Urdangarin, por si acaso, no pía.
Hala, que los real men believe in conspi..., conspa... , en paranoias, joder ya!!


El aborto de la infanta Elena (no ella, si no el aborto propiamente dicho):
Bien, sabemos que las cosas se pusieron chungas entre Marichalar y la medio chalá (ese chiste malo, oé, oé, oé), así que evidentemente, lo que venía no tenía nada que ver con su supuesto padre. Esto no le importaba mucho al rey, porque al fin y al cabo ¿quién se iba a poner a indagar de quien era el niño?, si salía muy listo todo se solucionaba aplicándole el mismo correctivo que a su supuesto padre, para que la plebe no sospechara, pero la ecografía reveló un dato escalofriante... El niño, si se le podía llamar niño a aquello, tenía cabeza de caballo y cuerpo de Borbón. El rey lanzó una mirada inquisidora a Elenita, a la que ella sólo pudo contestar: me gustan mucho los caballos...
Todo palacio se revolucinó entonces, hasta que se llegó a la conclusión de que "eso" no se podía enseñar a la opinión pública, así que se hizo parir a la tonta en una habitación de palacio, y el extraño feto, hijo del caballo de saltos de la infanta, se guardó en las neveras de palacio "para cuando hiciera falta para algo".
Elena y su papi dijeron después entristecidos, con el caradecartón del Marichalar al lado que desgraciadamente Elena había perdido al precioso querubín que llevaba en su ser.
Mucho después el rey encontró una utilidad para su fallido nieto: fue encontrado acostado el feto, con la cabeza sobresaliendo de las sábanas, en la cama del hijo bastardo de alfonso XIII, con una nota al lado en la que podía leerse "avisado quedas".
Mientras tanto, marichalar se paseaba por madrid con su patinete último modelo.

Jahiime Peñafiel.


Pues eso, que ya puestos a que tenga que haber un rey y una reina, prefiero a esta pareja de dos.

2 comentarios:

kancerbero dijo...

XD

Por cierto, acabo de recordar esto que encontré en un magnífico blog:

http://www.nilibreniocupado.es/blog/?p=486

A ver cuando modificamos la constitución para aprobar la vasectomía monárquica por decreto. Es como la circuncisión, pero mejor. Mucho mejor.

José Camúñez dijo...

Nos saldría más barato pagar un par de vasectomías.

Y al mismo tiempo el pueblo hipotecándose de por vida para una vivienda digna.

En fíns...